9 dic. 2016

1983-D.R. & QUINCH – Alan Moore y Alan Davis


Alan Moore es sin duda uno de los guionistas más conocidos, apreciados y controvertidos de la historia del cómic. Millones de personas han leído “Watchmen”, “La Broma Asesina” o “From Hell”, todas ellas historias solemnes de tono oscuro, violento y poco optimista. Sin embargo, hay una faceta que el barbudo de Northampton rara vez saca a la luz: su sentido del humor. Un sentido del humor, eso sí, tan poco complaciente con la naturaleza humana como las obras antedichas, pero aún así muy divertido. Y si ese humor viene ilustrado por un dibujante de la talla de Alan Davis, el resultado no puede sino recomendarse.



A comienzos de los años ochenta Alan Davis se abría paso con rapidez y pisada firme en el resbaladizo e inseguro mundo del comic británico de esa década. Su primer encargo serio había sido la revitalización del Capitán Britania para la división inglesa de Marvel, trabajo que había sido recibido muy favorablemente. Luego vinieron varios episodios de Miracleman (entonces llamado Marvelman), también con buenos resultados. Al poco recibe una llamada de la prestigiosa revista de ciencia ficción “2000 AD” ofreciéndole trabajo.

Davis ya había contactado anteriormente con los editores de esa publicación, pero éstos no consideraban su dibujo el apropiado para el estilo de la misma. Y he aquí que por aquellos años se produjo un éxodo masivo de varios de sus autores de plantilla hacia el mercado norteamericano. Dave Gibbons, Brian Bolland, Mike McMahon o Kevin O´Neill fueron algunos de los dibujantes que formaron parte de la primera ola de británicos que pasaron a trabajar para los comics de las grandes editoriales americanas.

Así, de repente, 2000 AD se vio en la necesidad de buscar artistas que los reemplazaran y fue entonces cuando Alan Davis tuvo su oportunidad. Su primer encargo fue “Harry 20 on the Highrock”, una especie de “Fuga de Alcatraz” en el espacio. Pero Davis necesitaba más trabajo. Su segundo hijo acababa de nacer y su participación en Marvel UK y la editorial independiente Quality no parecía tener un brillante futuro habida cuenta de las tambaleantes finanzas de ambas. Cuando “Harry 20” terminó, “2000 AD” le ofreció ilustrar unos guiones de Alan Moore que nadie quería. Se trataba de “D.R. & Quinch”.

Lo cierto es que los editores de la revista se habían visto con problemas a la hora de encontrar a dibujantes dispuestos a ilustrarlos, ya fuera por sentirse incapaces de entender de qué trataban o tener que desentrañar y visualizar en viñetas un volumen insensato de texto. Pero Moore y Davis ya habían colaborado con éxito en “Capitán Britania” y “Marvelman” y ambos sintonizaban creativamente.

“D.R.& Quinch” supuso un cambio respecto a los anteriores trabajos de Davis. Inicialmente se
iba a tratar de una entrega única para la serie “Future Shock”. Además, no iba a ser humorística, puesto que “2000 AD” ya contaba con dos series de ese género en publicación regular.

Davis, tras haber visto su dibujo etiquetado de “realismo sucio” o “superheróico”, quería demostrar que era capaz de abordar otros estilos. A partir de la descripción de los personajes que Alan Moore había entregado al editor Steve McManus, éste se había hecho a la idea de que se trataría de una serie sobre motoristas y alienígenas de aspecto vicioso, una historia realista y sucia. Menuda sorpresa se debió llevar McManus al ver las páginas dibujadas por Alan Davis, puesto que su interpretación gráfica no podía estar más alejada de lo que el editor había pensado. Y, sin embargo, funcionaron, porque su trazo fue uno de los factores que ayudaban a asimilar la violencia psicótica de los protagonistas sin suscitar rechazo.

“D.R. & Quinch” debutaron, pues, en 1983, como hemos dicho, con la vocación de ser una entrega única. Pero aquella historia recibió una acogida tan entusiasta por parte de los lectores que ”2000 AD” recuperaría a los personajes una y otra vez en los años siguientes.

Éstos son dos alienígenas adolescentes de la peor especie: Waldo D.R. (“Diminished Responsibility”) Dobbs, un delgaducho de exagerado tupé y cierto aire a los Skrull de la Marvel; y Ernie Quinch, cuyo cuerpo en forma de pera remite a los Teleñecos. Pero poco tienen que ver con las creaciones de Jim Henson. Waldo y Ernie son delincuentes juveniles, gamberros ultra-violentos devenidos psicópatas, moralmente despreciables, socialmente incompetentes y con la única pretensión de pasarlo bien sin importar los daños colaterales, ya sea jugando al tenis con granadas de mano o terraformando planetas enteros para escribir obscenidades sobre su superficie.

Libre de cualquier restricción y atadura a la realidad, Moore desgranó una serie de historias
hilarantes de las que el lector podía esperar cualquier cosa. ¿Un ejemplo? En la primera entrega, la que mejor expone la naturaleza de los personajes, D.R. cuenta en una redacción escolar en qué han consistido sus vacaciones: viajar con Quinch por la corriente temporal provocando con sus gamberradas el advenimiento de grandes momentos de la Humanidad, como la construcción de las Pirámides o el descubrimiento de la gravedad por Newton. La historia alcanza su clímax con la destrucción de la Tierra en una sola viñeta para luego seguir desgranando locuras, como su alistamiento en el ejército - donde su incompetencia les convierte en auténticas armas de destrucción masiva… para su propio bando-; el secuestro y corrupción de la dulce Chrysoprasia para transformarla en Crazy Chrissy; o su incursión a una especie de Hollywood galáctico para hacer carrera en el competitivo mundo del cine (su inclusión de un trasunto de Marlon Brando es absolutamente hilarante, ver la página que incluyo de muestra)

Aunque de lectura ligera, incluso amateur en su sencillez, Moore crea una sátira de las enloquecidas comedias adolescentes cinematográficas al tiempo que critica ciertos aspectos de la sociedad, como la paranoia de la Guerra Fría, la space opera militar, la industria del cine, la hipocresía de las élites o el esnobismo de la intelectualidad.

En “Capitán Britania”, Alan Davis había tratado de adaptarse al estilo Marvel. Con el personaje de Marvelman se vio obligado a imitar el estilo hiperrealista de su antecesor gráfico en el personaje, Garry Leach. Pero ahora, en “D.R. & Quinch”, Davis es, indudablemente, Davis. Puede que ahora el artista reniegue de este trabajo calificándolo de inmaduro y hasta incompetente, pero lo cierto es que ya entonces y a pesar de estar haciendo malabarismos para cumplir las fechas de entrega, despliega un talento que ha soportado extraordinariamente bien el paso del tiempo. Sus caracterizaciones, sentido de la comedia física, dinámica narrativa y plasmación de las emociones de los personajes son sencillamente hilarantes. A ello se añade su preciso y limpio entintado y una atención por el detalle que proporciona una cualidad tridimensional a las historias.

La contribución de Davis fue más allá del mero dibujo. Aunque el guión definitivo lo escribía
Moore, ambos autores lo delineaban conjuntamente. Además, la libertad y flexibilidad propios del estilo humorístico proporcionaba a Davis muchas oportunidades para añadir elementos o introducir pequeños cambios que no afectaban sustancialmente a la historia pero que sí aumentaban la comicidad, como romper el “cuarto muro” al dirigirse los personajes directamente al lector con desesperación o complicidad.

“D.R. & Quinch” no tuvieron una larga vida. Entre 1983 y 1985 Moore solo escribió seis historias, divididas en episodios de seis páginas. Jamie Delano resucitó al insensato dúo en 1987: durante nueve páginas ofrecían consejos a los lectores pidiendo a cambio material fisible o el teléfono de Adnan Kassogi.

“D.R. & Quinch” es una obra a mitad de camino entre el underground, el humor enloquecido, la farsa épica y la sátira descarnada, todo ello encajado en el género de la ciencia ficción. Apenas hay un episodio que pueda ser calificado de flojo, todos ellos están ejecutados con entusiasmo y buen hacer. Mejor aún, gracias a su falta de pretensiones, sus travesuras de destrucción masiva siguen siendo, treinta años después de su aparición, divertidas e irreverentes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario