21 mar. 2019

2007- ¡SHAZAM! –LA MONSTRUOSA SOCIEDAD DEL MAL – Jeff Smith


Resulta irónico que hace más de tres décadas, DC comics se preocupara tanto por el grado de complejidad que había alcanzado su universo de personajes como para editar “Crisis en Tierras Infinitas”, una maxiserie que pretendía relanzar su catálogo simplificado y limpio de la confusa proliferación de tierras alternativas concentrándolo todo en una única realidad, aunque para ello aniquilaran décadas de historias y mitologías. Naturalmente, dado su propósito y naturaleza, aquel intento, que artística y narrativamente me parece sobresaliente, no sirvió para gran cosa a medio plazo, como lo demuestra el que cada pocos años DC publique algún nuevo evento “alterador de la realidad” con el que parchear inconsistencias dejadas por la épica anterior. Y, paradójicamente y al mismo tiempo, DC –y su rival Marvel- han venido lanzando una larguísima lista de comics “fuera de continuidad” protagonizados por sus personajes clásicos, probablemente porque sus autores más prestigiosos –y rentables- les exigen una mayor libertad creativa.

14 mar. 2019

1970- EL CUARTO MUNDO - Jack Kirby (y 4)


(Viene de la entrada anterior)

El año 1972 fue un hito en la historia de los comic books. En 1971, DC había decidido subir el precio de portada de sus tebeos de quince a veinticinco centavos, ofreciendo eso sí 52 páginas a cambio. Fue un movimiento desastroso desde el punto de vista financiero, tanto que sucedió lo impensable: en 1972: Marvel adelantó a DC en ventas globales. Fue una victoria pírrica sin embargo, porque la industria en sí estaba empequeñeciéndose. Conforme los “baby boomers” alcanzaban sus últimos años de adolescencia y luego la madurez, abandonaban los comics mainstream por el cine, la televisión, los tebeos underground o, sencillamente, las tribulaciones ordinarias que el día a día les presentaba. Los superhéroes veían diluirse su popularidad mientras que los títulos de terror estaban en racha.

11 mar. 2019

1970- EL CUARTO MUNDO - Jack Kirby (3)


(Viene de la entrada anterior)

Y aquel mismo mes y con la misma periodicidad que “Forever People”, apareció “New Gods” (febrero-marzo 71), que se abría igualmente con un torbellino de ideas. La portada de aquel primer número anunciaba “Una Épica para Nuestros Tiempos” y su prólogo –que venía etiquetado curiosamente como “Epílogo”- contaba que “¡Llegó un tiempo en el que los Viejos Dioses murieron!, un texto rodeado de una escena cataclísmica de batalla al mejor y más espectacular estilo Kirby, quien por fin cerraba la puerta a sus problemas y limitaciones creativas en Marvel para construir una nueva mitología que, ahora sí, era exclusivamente suya y basada en los conceptos que había creado para Thor pero cambiando los referentes nórdicos por los grecorromanos, adoptando un toque basado en la ciencia ficción en lugar de la fantasía y retornando al eterno tema de la lucha entre el Bien y el Mal.

7 mar. 2019

1970- EL CUARTO MUNDO - Jack Kirby (2)


(Viene de la entrada anterior)

Con Kirby, “Jimmy Olsen” se transformó en un viaje futurista alucinógeno, donde se sucedían las extravagancias a un ritmo endiablado. Es verdad que la colección siempre había sido proclive a incluir historias bastante extrañas que no tenían cabida en los títulos regulares de Superman: relatos llenos de viajes espacio-temporales, realidades alternativas, metamorfosis alocadas… La diferencia es que habitualmente el tono de esas historias era burlón, autoparódico y teñido de un humor blando. No es que Kirby ahora hiciera algo más realista, pero sí imprimía un vigor, creatividad y nivel de dinamismo nunca antes vistos en el personaje.

5 mar. 2019

1970- EL CUARTO MUNDO – Jack Kirby (1)


En 1968, Martin Goodman, dueño de Marvel Comics, vendió por un precio irrisorio su editorial al grupo Perfect Film and Chemical Corporation. Fue una operación rápida cuyo único impedimento había sido Stan Lee. Los ejecutivos de esa compañía no conocían a Jack Kirby pero sí habían leído los suficientes artículos de prensa como para haberse hecho la idea de que Lee era la auténtica fuerza creativa de la compañía, el genio a cuya imaginación debía Marvel su éxito. Si él no estaba en el trato, no comprarían. Así que Goodman presionó a Lee para que firmara un contrato de tres años que permitiera el cierre del acuerdo. Lee, leal como siempre, así lo hizo, recibiendo un aumento en sus ingresos y la promesa de Goodman de que ni a él ni a su esposa Joan les faltaría nada mientras vivieran –promesa que, como suele ocurrir en el mundo de los negocios, no tardaría en evaporarse-.

2 mar. 2019

1952- JOHAN Y PIRLUIT (y 2) - Peyo


(Viene de la entrada anterior)

Y, por fin, llegamos al momento que cambiará la vida de Peyo. En mayo de 1958, empieza a serializarse en “Spirou” una nueva aventura: “La Flauta de los Seis Pitufos” (cuya edición en álbum se lanzaría en 1960). Una flauta encantada que hace bailar hasta la extenuación cae fortuitamente en manos de Pirluit, que la utiliza para sus travesuras hasta que un desaprensivo, Torchesac, se hace con ella para dejar fuera de combate a la población de las aldeas y saquearlas a placer. Johan y Pirluit acuden al mago Homnibus en busca de ayuda y éste les dice que la flauta ha sido fabricada por los Pitufos y que sólo ellos pueden darles otra más poderosa que contrarreste la de Torchesac. El mago los traslada mediante hipnosis al devastado País Maldito, alejada región donde viven estos seres que aparecen por primera vez muy avanzada la aventura conquistando a los lectores de la época… y de las generaciones por venir.

26 feb. 2019

1952-JOHAN Y PIRLUIT – Peyo (1)


Tras la Segunda Guerra Mundial, el comic franco belga alcanza la madurez. Durante el conflicto bélico y a causa de la censura de los invasores alemanes, sus revistas infantiles y juveniles hubieron de aparcar el material norteamericano que antes formaba la base de sus contenidos y dejar entrar a autores autóctonos. Fue el caso de la cabecera belga “Spirou”, editada por Dupuis desde la pequeña localidad de Marcinelle. Fundada en 1936 y hogar del célebre botones creado por Rob-Vel, después de la guerra se convierte en uno de los focos de expansión del comic belga gracias a la labor de uno de sus principales artistas, Joseph Gillain “Jijé”. En torno a él va reuniéndose una cantera de jóvenes dibujantes que se convertirán en auténticos maestros del comic clásico de aventuras: Franquin (“Spirou”), Morris (“Lucky Luke”), Will (“Tif y Tondu”), Tilleux (“Gil Jourdan”)… y Peyo, un creador que no tardó en ser considerado como uno de los más insignes representantes del clasicismo francobelga, alguien que supo hasta el final mantener una calidad constante en todos sus trabajos.