27 oct 2021

1995- ASTRO CITY – Kurt Busiek y Brent Anderson (1)

Gracias al arrollador éxito de la miniserie “Marvels” (1994), Kurt Busiek se convirtió en uno de los guionistas más apreciados del comic book americano. El siguiente proyecto que empezó a tomar forma en su cabeza fue una serie antológica inspirada en “Marvels” y que exploraba diferentes eras de ese Universo vistas a través de los ojos de hombres corrientes. Por ejemplo, una enfermera que tuviera que atender a las víctimas de una gran batalla entre héroes y villanos; o un combate protagonizado por los Vengadores contemplado por uno de los amigos de la alta sociedad de la Avispa.

24 oct 2021

1985- CALVIN Y HOBBES – Bill Watterson (2)


(Viene de la entrada anterior)

Los dibujos de Watterson –que, recordemos, no recibió educación artística formal- parecen hechos como si no costaran esfuerzo alguno. La síntesis de la línea, la expresividad de los personajes, el movimiento no sólo de las figuras sino de los objetos, los viajes mentales de Calvin… son sencillamente perfectos y nunca reiterativos.

 

23 oct 2021

1985- CALVIN Y HOBBES – Bill Watterson (1)

El género más popular en el comic de principios del siglo XX –que, recordemos, sólo se publicaba en prensa- fue el llamado “kid strip” o tiras con niño. Su origen puede encontrarse en el “Yellow Kid” (1895) de Richard F.Outcault y entre sus principales representantes de la época pueden citarse los “Katzenjammer Kids” (1897) de Rudolph Dirks; “Buster Brown” (1905), también de Outcault; “Little Nemo” (1905) de Winsor McCay; los “Kin-der-Kids” (1906) de Lyonel Feininger; o “Little Orphan Annie” (1924) de Harold Gray. Según el autor y el momento histórico-social, estas tiras ponían más o menos énfasis en la comedia de situación, el melodrama sensiblero, la aventura exótica o fantástica, la fábula moralista e incluso el simbolismo conceptual.

18 oct 2021

2004- CATWOMAN: SI VAS A ROMA – Jeph Loeb y Tim Sale


Esta miniserie de seis números marcó el regreso del reputado equipo Sale-Loeb a los primeros tiempos de Batman como justiciero tras “El Largo Halloween” (1996) y “Victoria Oscura” (1999).  Pero en esta ocasión, en lugar de aprovechar el éxito de sus antecesoras y hacer una tercera parte, toman un desvío para contarnos un episodio centrado en su “aliada-adversaria”, Catwoman y, en concreto, una peripecia paralela que se desarrolla entre los números 5 y 12 de “Victoria Oscura”.

13 oct 2021

1973- EL MONSTRUO DE FRANKENSTEIN – Gary Friedrich, Doug Moench, Mike Ploog y Val Mayerik (y 2)


(Viene de la entrada anterior)

Durante los primeros cuatro números de esa colección, Friedrich y Ploog adaptaron la novela de Mary Shelley explicando que se trataba de una historia real disfrazada de ficción. Se narraban eventos posteriores a la misma intercalados con extensos flashbacks en los que se adaptaba la obra literaria propiamente dicha. Como he indicado, Friedrich llevaba ya unos años en el negocio y aunque tenía reputación de fiable y versátil, personalmente no me parece alguien de gran talento (de hecho, le solían encargar títulos en trance de cancelación o pendientes de asignar equipos estables). Aquí adopta un estilo de prosa recargado en cantidad y calidad que intenta remedar el tono de la novela original. El resultado parece más un libro ilustrado que un comic y eso puede presentar un problema para un lector moderno, acostumbrado a narraciones más fluidas en las que el guionista no pretende exhibir sus cualidades literarias aprisionando al dibujo con espesos cartuchos de texto.

 

12 oct 2021

1973- EL MONSTRUO DE FRANKENSTEIN – Gary Friedrich, Doug Moench, Mike Ploog y Val Mayerik (1)


Antes de los años setenta del pasado siglo, en los comics habían podido verse vampiros, hombres-lobo, zombis y otras criaturas del mal, pero nunca como estrellas de sus propios títulos. La implementación del Comics Code Authority, en 1954, los exterminó rápidamente con su autocensura. Las cosas no empezarían a cambiar sustancialmente hasta 1971, cuando se relajaron oficialmente sus restricciones, como la especificada en la cláusula quinta: “No se utilizarán escenas que traten o estén relacionadas con muertos vivientes o tortura. Vampiros, demonios y hombres lobo se permitirán cuando se utilicen de acuerdo a la tradición clásica, como Frankenstein, Drácula y otros personajes literarios de alto nivel escritos por Edgar Allan Poe, Saki, Conan Doyle y otros autores de prestigio”.

 

7 oct 2021

1984- ¿DRÁCULA, DRACUL, VLAD? ¡BAH! – Alberto Breccia


El terror, como cualquier otro género, es una gran caja de paredes permeables. Posee una serie de convenciones propias, sí, pero éstas pueden modificarse a gusto y criterio del creador, o incluso incorporar elementos y/o tratamientos propios de otros géneros. Un autor con talento hará precisamente eso: prescindir de los purismos y moldear los tópicos a su conveniencia y sensibilidad para transmitir el mensaje y la emoción buscados. Así que cuando Alberto Breccia, contando casi 65 años y ya reconocido desde hacía mucho como un maestro del comic de creatividad, osadía, visión y habilidad extraordinarias, decidió ofrecer su versión de Drácula, podía esperarse que el resultado fuera cualquier cosa menos convencional.